Republicaya.es

La fortuna de la Casa Real.

LA FORTUNA DE LA CORONA.

DA VERGUENZA UNA MONARQUIA DONDE NO SE SABE DE DONDE PROCEDE SU FORTUNA.

La fortuna privada de la Casa Real. Se ha difundido por la Red que la corona posee una fortuna calculada en 1.800 millones de euros, así cómo la información de qué dicha fortuna tiene su origen en la estafa y robo de la colección de pintura del Duque de Hernani, valorada en más 1.000 millones de euros, y compuesta por obras de Tizziano Carpaccio, Van Dyck, Teniers etc... La información determina que en el año 1.976, la familia Real española en colaboración con la segunda mujer del Duque de Hernani, Teresa Mariátegui y varios funcionarios públicos, elaboraron un plan para apoderarse de la colección de pintura del Duque. Vender parte de la misma con el objeto de tener un capital en el extranjero. El plan consiste en falsificar la sucesión del anciano Duque y al tiempo destruír la documentación de la colección para evitar cualquier reclamación de los legitimarios.

 

Los familiares del Duque de Hernani han interpuesto querella contra la familia Real, por robo y estafa en el juzgado de instruccción nº 46 de Madrid, diligencias previas--6049/95--(caso archivado)  La cuestión es que el papel lo aguanta todo, los hechos ciertos, o falsos, dejan en mal lugar a la corona  que cómo corresponde deberia haber salido al paso para desmentir la noticia y aclarar el asunto. Que no sólo afecta a la corona, sino que da una mala imagen de España y de la sociedad española, a la cual todos pertenecemos.

 

Atraviesa la corona uno de los peores momentos de su historia, y no sólo por el caso del yerno de su Majestad el Rey. Sino qué está en constante decadencia porque los españoles hemos dejado de creer en todas las Instituciones del Estado, por la sencilla razón que no nos representan, no defienden nuestros derechos. La corona ha cometido un gran error, no declarar sus bienes y gastos, cómo corresponde a todos las Instituciones del Estado. Gastos que tienen que ser de dominio público, por el hecho de que somos los ciudadanos los que los pagamos y debemos saber cuanto nos cuesta, lo que pagamos.

 

La transpariencia es un derecho de los ciudadanos, y un deber de las 

administraciones públicas el informar de todos los gastos, lo que no pueder ser lo que en realidad ocurre, la opacidad y el hermetismo, en una sociedad donde dichas Instituciones se han blíndado con el fín de no informar al ciudadano. Los ciudadanos tenemos el derecho de ser informados, y además el de  participar en la construcción de la sociedad, interviniendo si es necesario para controlar los gastos el dinero con el fín de promover el ahorro, instando a que se haga una política adecuada para evitar el gasto y el despilfarro de dinero público.

 

Por otra parte el hecho de no informar a los ciudadanos no sólo es una falta de respeto, sino que es de desprecio hacia el Pueblo, de unos ciudadanos que nos sentimos ofendidos por aquellos que desde el poder ocultan lo que les interesa, porque no quieren sea de domínio público, ésta opacidad de los poderes públicos llevará en el futuro al Pueblo a tomar medidas ante la intolerancia de las administraciones, que dada las circunstancias y los hechos a dia de hoy los ciudadanos creemos que es mejor que desaparezcan que tener que sostenerlos.